DEL FONDO DEL RÍO


DEL FONDO DEL RÍO

Texto, dramaturgia y dirección Iosune Onraita
Asistencia de dirección Florencia Mirza
Interpretación
Ana Sañiz [Ella]
Sofía Barco [Amanda]
Voces niños Nahia Fito, Noa Fito y Susana González
Escenografía Marina Calvo
Realización de escenografía Hernán Baigorria
Iluminación Pablo Lomba
Música original Sabina Martins
Espacio sonoro Ricardo López

Del fondo del río desde el punto de vista de su autora:
Del fondo del río pretende ahondar en el universo creativo cuando nos enfrentamos a la creación de una obra, en este caso literaria. Una dramaturgia fantástica que transita la misteriosa encrucijada entre lo real y el ensueño. Qué recursos tenemos, de qué imágenes partimos, qué personajes nos asaltan… cómo en este proceso nos nutrimos de lo real y de lo imaginario, cómo nos abrimos a un mundo onírico, ilusorio, ilógico y a veces oscuro. Cómo posamos un pie en la verdad y el otro en la invención. Quizá no se trate de elegir: las dos caras de la misma moneda alimentan sustancialmente las historias y resuelven conflictos.
¿Es posible transitar un mundo donde la realidad esté atravesada por otra lógica? ¿Podemos desconceptualizar caos y orden y que juntos, de la mano, nos muestren otros lugares donde poder vivir?”   Iosune Onraita

La obra desde el punto de vista de la dirección de escena:
“Desordenar la realidad y ordenar la fantasía. Jugar en la frontera entre la realidad y la imaginación. Hacer de ello un espacio propio.
Como directora, estas imágenes son las que me asaltan a la hora de buscar un mundo, una casa propia donde podamos determinar cuáles son las reglas de nuestro juego.
La representación de esa casa es asumida por tres espacios escénicos: dos visibles, escritorio y tendedero infinito, y uno invisible, la habitación de los niños.
Cuidar de dos personajes sutiles y delicados. De un río que todo lo atraviesa. Acompañarlos dentro y fuera de la casa y más allá, más afuera de nosotras…”   Iosune Onraita

Sinopsis de Del fondo del río
Cada noche, una escritora que trabaja en un relato aparca el delirio agotador de la maternidad y se interna en su extraña habitación creativa; a veces desierta, a veces fructífera. Para escribir en paz llama a una niñera. La relación que establece con ella, como con su mundo creativo, agita su búsqueda, sacude su dolor y proyecta la confusión de su escritura en otra dirección; sanar una pérdida con un cuento para sus hijos. ¿Es la niñera, entonces, como su mundo creativo, un puente… un medio… una proyección… el viaje que cada creador inventa cuando se enfrenta a una obra… es verdad… es ficción?




También te puede interesar
(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de cookies.