(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

P14. S. PROKOFIEV, A. BORODIN y C. DEBUSSY

viernes, 10 junio, 20.30 h.
sábado, 11 junio, 20.00 h.
· Inicio venta · Precios Comprar entradas · Ver aforo
01 septiembre A 24€  B 18€  C 13€  D 9€ Aplicables descuentos habituales

Director KASPAR ZEHNDER

Sinfonía concertante en mi menor, para violonchelo y orquesta, Op.125, S. Prokofiev
PEDRO PELÁEZ violonchelo
(Primer Premio del I Concurso de Jóvenes Talentos Musicales Andaluces)
– 
Danzas polovtsianas (de la ópera El príncipe Igor), A. Borodin
La Mer, CD.111, L.109, C. Debussy

> duración 1.40 h. (c/i)

La Sinfonía concertante de Prokofiev es producto de una reelaboración de su Concierto para violonchelo y orquesta en mi menor, Op.58 que escribiera en 1933 con la ayuda del insigne violonchelista Mstislav Rostropovich, dedicatario de ambas obras. En ella el violonchelo tiene absoluto protagonismo, determinando su atractivo, dadas sus exigencias virtuosísticas que le imprimen una gran energía. Su Andante inicial, que está en la tonalidad de su armadura, contiene una agradable melodía que expresa por momentos ciertas incertidumbres en su parte central para diluirse en su final. El segundo movimiento en La menor empieza de forma motórica propendiendo a un equilibrio entre elementos líricos y dinámicos. El Andante con moto final, en la tonalidad mayor de Mi, tiene más sustancia orquestal que el resto de la obra. Fue estrenada en la Gran Sala del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú el 18 de febrero de 1952 por Rostropovich, dirigiendo la orquesta el gran pianista Sviatoslav Richter, en la que se cree su única intervención en el pódium.
Las Danzas polovtsianas de Borodin pertenecen al acto segundo de su ópera El príncipe Igor, basada en el texto medieval eslavo Cantar de las huestes de Igor donde se narran las luchas de este caudillo en el s.XII contra las invasoras hordas cumanas. Describen las fiestas que el Khan Konchak organiza a su prisionero, el príncipe Igor. La Danza de las muchachas transmite nostálgica gracia, le sigue la turbulenta Danza de los hombres a la que sucede la Danza colectiva, un palpitante Allegro en Re mayor. En tono de re menor le sigue la Danza de los muchachos, bien ritmada por el tambor y termina con la Danza final, un Allegro con spirito en La mayor. Fueron estrenadas en San Petersburgo el 27 de febrero de 1879 bajo la dirección de Rimski-Korsakov que ayudó a su orquestación. Su definitivo reconocimiento vino propiciado por la coreografía que Diághilev presentó en París en 1909.
La Mer fue estrenada el 15 de octubre de 1905 dentro de la temporada de la Orquesta de la Sociedad de Conciertos Lamoureux bajo la dirección, poco afortunada, de Camille Chevillard. Sus tres movimientos responden a un esquema formal sinfónico de claro equilibrio firmemente trazado. El primero es un tiempo lento en si menor que evoca la serenidad del mar existente antes del alba. El segundo tiene la función de Scherzo. Es un Allegro de pulverizada sonoridad que refleja el vaivén del mar y el salpicar de sus olas para desvanecerse en una translúcida tonalidad de Mi mayor. Con cierta aproximación a un rondó, el animado y turbulento movimiento final describe con verdadera genialidad el tumultuoso caos de dos fuerzas antagónicas. El aura de La Mer alcanza tal magnetismo que la convierte, por su belleza, en una de las creaciones más trascendentes del repertorio orquestal de todos los tiempos.

www.orquestafilarmonicademalaga.com

Accesibilidad | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies